viernes, 18 de diciembre de 2009

¿Cómo humedecer el atún?

Para humedecer el atún sólo hace falta situarse frente a él, mirarlo fijamente y abrir la mente; pensar que usted en este momento quiere mojar el atún que otros no pueden comer. No sólo eso, más gente de la que usted piensa no sabe si hoy va a poder comer, esas personas no saben qué gusto tiene el atún, ni si es demasiado seco; pero si alguien les pregunta seguro dicen que sí les gusta, les gusta porque ya no tienen casi sentido del gusto, hambre es lo único que sienten. Ya puede ver como las lágrimas que caen de sus ojos cristalinos penetran el atún; quizás ahora esté más rico, pero usted también está más triste. Triste... y eso que su atún cada vez está más rico, y en ese proceso de mojar el atún sin que usted lo note siquiera ya murieron 13 niños de hambre en el mundo. Usted está triste y tiene razón. ¿Quién es capaz de no estar triste? Acaso alguien es capaz de no llorar, si hasta incluso es recomendable, uno se entristece, llora, pero también se le moja el atún; al fin y al cabo, más vale ser un sabio triste que un estúpido feliz.

11 comentarios:

BetangaX dijo...

¡CHA BON! ¡Buen posteo! Toda la onda.
Me hiciste acordar un poquitín a Cortázar en algunos partes.
El 4126 te motivo, no? Jajaja
Seguí así!

Ahora que ya felicité suficiente mi conciencia me obliga a aclarar que no estoy de acuerdo con la última frase...

Por otra parte, no ves las salidas comerciales de tu idea? Tu método puede extenderse a todo tipo de alimentos! Sólo en cuestión de repetir la fórmula.
Imaginate, miles de familias mojando sus atunes, piononos, milangas del día anterior, y por qué no un "vitél toné" para las fiestas, utilizando tu fórmula ofrecida a un módico y accesible precio!
Yo que vos, patentaría YA la idea :P

Jajaja muy buen post, 'ta luego

Jimena con jota dijo...

Un post muy propicio para reflexionar un poco en las cosas que vemos en los medios, un tipo millonario mostrando la guita que se gasta en un par de botas mientras la gente pierde su trabajo o hace changas para comer lo que hay.

Besos!!

La Gloriosa... dijo...

Estoy viendo con ojos triste el atún con choclo que hay en la mesa cercana a la mía y me dan ganas de llorar, pero no para hacerlo más rico.

Igual es la de siempre, no? Es mucha reflexión, pero uno se pregunta qué es lo que puede hacer. Quizás no mucho, por ahora, pero a la larga quizás se pueda hacer más. Y es muy contradictorio que diga esto, pero cuando se tiene plata, va a ser mucho más fácil.

Un saludo!

P.D: sigo esperando desafío puntano-bonaerense. A fin de año ya se va parte de mi equipo.

CapItanPorretI dijo...

La realidad de algunos sectores de la poblacion nos muestra que la tristeza y la solidaridad generalmente no van de la mano y que la estupidez insiste siempre, sobre todo en los mas estupidos.

Tavo dijo...

La verdad q es cierto te pareces a Cortazar en este relato: no entendi un carajo!! jajajajaaj

CapItanPorretI dijo...

Feliiizzz naviidaad!

Bren dijo...

La verdad que una vez mas me sorprendes, entre al blog pensando que me iba a encontrar con algo gracioso, muy buena reflexion.
Pensar que llega esta epoca y comemos a reventar, entrada, plato principal, postre, pan dulce, etc. sin pararnos a pensar que hay gente que ni siquiera tiene un pedazo de pan para llevarse a la boca.
Gracias por el post.
Buen 2010.

mic dijo...

Hola Nicolás, he leído recién el post de la mesa y el libro. Y creo que unos cuántos de nosotros nos colgamos de los libros para seguir existiendo.
Y en cuanto a esta entrada, decir es mostrar, señalar con el dedo. Es necesario.Quizás sea la manera de comenzar a cambiar algo.
Para la última frase, Cortázar insistía en luchar, sin perder la capacidad de juego y alegría.
Gracias, Nicolás, por seguir mi blog.

LauraGalletita dijo...

Nico, creo que ya debés conocerlo,
pero te lo comparto igual. Fragmento de INSTRUCCIONES PARA ABRIR EL PAQUETE DE JABON SUNLIGHT, de Alejandro Dolina:

" (...) No está tan mal ser triste, señora. El que se entristece se humilla, se rebaja, abandona el orgullo. Quien está triste se ensimisma, piensa. La tristeza es hija y madre de la meditación. Participe del concurso "Vacaciones Sunlight" enviendo este cupón por correo.
(...)Ahora que se fue el jabonero, aprovecharé para confesarle que suelo elegir a mis amigos entre la gente triste. Y no vaya a creer el ama de casa Sunlight que nuestras reuniones consisten en charlas lacrimógenas. Nada de eso: concurrimos a bailongos atorrantes, amanecemos en lugares desconocidos, cantamos canciones puercas, nos enamoramos de mujeres desvergonzadas que revolean el escote y hacemos sonar los timbres de las casas para luego darnos a la fuga. Los muchachos tristes nos reímos mucho, le aseguro. Pero eso sí: a veces, mientras corremos entre carcajadas, perseguidos por las víctimas de nuestras ingeniosas bromas, necesitamos ver un gesto sombrío y fraternal en el amigo que marcha a nuestro lado. Es el gesto noble que lo salva a uno para siempre. Es el gesto que significa "atención, muchachos, que no me he olvidado de nada".

Un abrazo, para este hombre sensible, no sé si será de Flores, pero seguro somos del mismo barrio.

La Diabla dijo...

muyyy buenos pots, me agrada tu blog! feliz año!

lalinka dijo...

pues qué.. aquí hay bastante pescado y la gente se queja... dicen que sólo los cholos comen pescado o los de las riveras... no se dan cuenta de que deben estar agradecidos por lo que se sirve en la mesa pues hay gente que ni eso tiene para comer.. además que el pescado de Iquitos es súpe delicioso... deberías probarlo!!... para mí es lo mejor que hay!!...=P