martes, 29 de septiembre de 2009

¿En qué puedo ayudarlo?

- Movistar buenas noches, mi nombre es Gabriela. ¿En qué puedo ayudarlo?
- Buenas noches Gabriela. Mire, debo confesarle que tengo dos problemas. Uno fácil y otro difícil.
- Bien, dígame. ¿Qué problemas?
- ¿El fácil o el difícil?
- Cualquiera de los dos. Trataré de solucionarlos ambos.
- Bien, yo también espero lo mismo. Empecemos por el fácil, a lo mejor nos lleve de alguna forma al difícil: mi celular no recibe mensajes de texto.
- Déme un minuto que chequeo sus datos. ¿El celular que tiene problemas es el mismo del que me está llamando?
- Así es.
- ¿Roberto Acevedo es su nombre señor?
- Sí.
- Bien. Espere que me dijo que problema tiene su celular.
- Muy bien, disculpe el atrevimiento Gabriela, no me quiero intrometer demasiado en su vida, si apenas escuché su voz, pero siento en usted un acento cordobés. ¿Vive usted en Córdoba?
- Sí, las oficinas de la compañía se encuentran en Córdoba. El sistema me dice que no tiene ningún problema con la línea. ¿Hace cuánto no recibe mensajes su celular?
- Que linda ciudad, dicen que las mujeres de allí son las más lindas del país.
- ¿Hace cuánto no recibe mensajes su celular?
- Ah, disculpe, había olvidado su pregunta. Me compré el celular la semana pasada y no he recibido ninguno todavía. Tampoco llamadas, algo anda muy mal.
- Entiendo. Disculpe la obviedad de mi pregunta, pero ¿alguien le ha mandado mensajes o ha intentado llamarlo?
- Ese es el problema difícil Gabriela.
- ¿Disculpe?
- Claro, ese es el problema difícil. Me he comprado el celular, para que no me molesten mis amigos en los momentos que no quiero saber de ellos. Por decirlo de otra forma, he comprado este celular para hablar con mujeres únicamente.
- Señor, voy a pedirle que sea expeditivo en esto y que me explique de una vez por todas que problema tiene con su celular así veo si puedo o no ayudarlo.
- Mi celular anda bien, ¡perfecto! El que no anda bien es su dueño. Ninguna mujer me ha mandado un mensaje últimamente. Tampoco he podido darles mi número, es que ni siquiera hablo con ellas.
- ¿Y en qué puedo ayudarlo yo señor?
- Vea, es usted una señorita veinteañera, con un acento cordobés encantador, esa hermosa voz no puede estar contenida en un envase que no sea digno de ella. ¿Qué pensaría usted si yo le dijera que yo podría ser el hombre que usted siempre estuvo esperando?
- Pensaría que usted tiene graves problemas.
- ¿Espera usted que el hombre de sus sueños venga con un cartel indicador pegado en la frente? Permítame que le diga, señorita, que el mundo está como está por la falta de amor. El amor hace a las personas felices y en este mundo casi nadie está feliz. La gente espera el amor de sus vidas pero es incapaz de salir a buscarlo.
- ...
- Compréndame. Dígame usted cuanta gente linda ve por la calle, cuántas personas que podrían ser su alma gemela y usted ni siquiera saluda. No puede esperar casarse con la persona con la que trabaja, o con la que estudia, o con la que van al mismo bar. El mejor amor es el más inesperado quizás. Nadie debería darse el gusto de no entablar conversación con alguien.

13 comentarios:

Jimena dijo...

Al principio pensé que era una situación de la realidad (como esas que pasan en TODOS los call centers).
Es verdad que el amor es siempre inesperado, o por lo menos el más lindo de encontrar.

Un beso Nicoo

La Gloriosa... dijo...

Mmm...qué turbio che. Quizás a veces uno se cansa de buscarlo y por eso espera que llegue, ineperadamente, de la nada.

Yo vivo(?) caminando por la calle y preguntándome si esa chica linda que acaba de pasar al lado mío o aquella que me mira (probablemente porque yo estaba en su campo de visión)no pueden llegar a ser, al menos alguna de ellas, el amor de mi vida.

Pero seamos realistas, si yo saludo a alguna, a menos que piensen muy como yo, es probable que me etiqueten de tremendo pajero que no tiene nada que hacer en la vida.

saludos!

Gitanilla * dijo...

mmm me parece bonito y también un poco de miedo

todos necesitamos amor eso es cierto....pero si me llamaran así tampoco daría mi # ...algunas personas son malas de verdad y no dudan en hacer daño...

si no hubiera gente mala, confirìa y le daría una cita ^^ jajaja

Saludos !!! y gracias x pasar x mi blog =)

seguiré leyendo, aunq a veces no tengo mucho tiempo!

BetangaX dijo...

Chabón, da para filosofar muchísimo tu texto, pero como soy nuevo en estos parajes me limitaré a comentar 3 cosas:
1) Nicovi: "Permítame que le diga, señorita, que el mundo está como está por la falta de amor." Por más que lo estaba usando como excusa de chamuyo, posta que es tal cual
2) Gitanilla *: "si no hubiera gente mala, confiaría y le daría una cita ^^ jajaja" La verdad es que es entendible su posición, pero ALGUIEN debería empezar a abolir toda esa desconfianza. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Cuando se dejen de valorar ciertas cosas, vamos a poder encarar todo mejor predispuestos.
3) Por Alá, envase es con n y v corta :P

Excelentísimo tu texto! Me copó mucho la idea, pues uno se siente identificado con el pibe Roberto Acevedo.
Siga así! Pasaré por este blog más a menudo :)

CapItanPorretI dijo...

Buenass!

Llegue a este blog de forma casual yendo de blog en blog (gastando mi tiempo al pedo seria)..

Este relatoo esta muyyy bueno!

Y me hizo acordar a una situacion que vivi.. Una vez llame a Claro por un problema que tenia con el cel y no se q mierda.. y la mina q me atendio tenia muy linda voz y era de un local de una central de capital.. y ella encaminaba siempre la conversacion a mi problema pero yo la intentaba desviar a un chamuyoo.. la cosa es q la mina a los 5 min que cortamos me llamo de nuevo de su cel.. Bueno, nos encontramos (y era la peor).. Pero eso no impidio que algo se nos escape de las manoss.. ajjaja (vos sabes como es estoo jajaj)


Muy buen Blog!

Amenazo con volver!

CIaOOOoOo0!

LauraGalletita dijo...

Jejej Yo no sé qué diría en el lugar de la telefonista (bah! si sé... soy MUY mala), pero la verdad que hay que andar pobretones para intentar con una de esas (minas), eh!

Lo loco que tiene la charla es que se plantea en un cruce de dos cosas que juntas no funcionan. Está como mezclado lo literario, lo imaginativo, lo fantástico, con lo cotidiano; lo cinematográfico, con el verdulero (en este caso encarnado por la telefonista jajajja!)

No creo en los levantes telefónicos... esos que dicen que se "enamoran de la voz" bah! son patrañas! Uno se enamora de lo bello! De lo que te deja "con ganas de más" sin abusar de la espectativa.

Es cierto que nos arriesgamos poco, y que hay que ser valiente, pero soy de las que creen que las cosas se dan naturalmente o no se dan. El que va "buscando" con cuanta mina se le cruce termina por ser apodado como bien ha señalado el amigo "la gloriosa". Sólo hay que estar atentos. Saber estar atentos, porque los encuentros son cada vez menos frecuentes...

Abrazo!

Ele dijo...

No tengo yo costumbre de comentar nada de gente que no conozco, pero como señorita ex-teleoperadora te aseguro que la situación con menos poesía se da. Perdón, sé que en realidad no tiene nada que ver con el significado del texto. Disculpas otra vez porque me reí, joe es que cuando una ha sido la pobre chica que atiende la llamada... ¡Ah, llegué aquí desde el blog de Bren!

nicovi dijo...

Jime: No tengo tanta memoria como para describir mis peleas en los call centers, pero una vez una me dijo: "Señor, no se enoje conmigo", jajaja, a veces no puedo disimular mi enojo. Le pedí perdón obviamente.

La Gloriosa: A los mejor el 99% te etiquetan como pajero, pero puede haber una, que piense como vos, y sea ella la indicada. Pero bueno, hay que intentar 100 veces por ahí...

Gitanilla: Gente mala hay y va a haber siempre, a veces hay que confiar y arriesgarse por más que exista la posibilidad de toparse con alguien malo.

BetangaX: Gracias por la correción. Me gustó eso de "abolir toda esa desconfianza"

Capitan: Jajaja! Y bueno, a veces la voz engaña. Pero si eso que se les escapó de las manos valió la pena, está genial. Seguro que valió la pena por más que no haya sido lo mejor...

Laura: Yo creo que si bien no hay que ir desesperado buscando el amor, uno debe dejar la puerta abierta, por más que no se busque, hay que estar dispuesto a encontrarlo. Después es algo que en cierto punto se genera también.

Ele: Podrías ilustrar esta entrada con miles de situaciones que te han pasado. jaja.

Gracias a todos por comentar.

Saludos.

Nico.

LauraGalletita dijo...

Mirá... creo que te va a sonar de otro lado
"...Solo una vez en la vida de un hombre pasa un
centímetro cúbico de suerte y solo la pescará el que
este todo el tiempo atento. Nos toca solo un cachito
de suerte en la vida y el peor de los pecados es dejarla
pasar.

Hay que estar atento a las señales, atento a las citas
que se cumplen, que son muy pocas, atento a los
sueños que se dan, que son muy pocos."

Un abrazo!

nicovi dijo...

Pffff! que buen aporte Laura!

Un grande el Negro, y sin duda que algo de razón tiene...

Gracias por aportar cosas siempre Lau!

Un beso!

Anónimo dijo...

Muy bueno el texto, decile a Capitán q la próxima llame a un call center de Rosario q ahí seguro va a tener mas suerte jajaja.
Te dejo q estoy "laburando".
Abrazo, jorge

Tavo dijo...

Nicovi(edo): Cristina me arregló el explorer así q ahora puedo entrar a tu blog (me estaban secuestrando las imagenes).

Está bueno el msj que deja el texto. Igual muchas veces a la de movistar tengo más ganas de cagarla a trompadas que de invitarla a salir, jaaj

MONA dijo...

Uau!!! Es un cuento... pensé que era real... que ibas a criticar las telefónicas... jajajaja....
Muy lindo!!!
Te saludo